27 noviembre 2014

Coulant de rabo de toro




Siguiendo en mi empeño de seguir probando menús para las fiestas que se avecinan,  os traigo un rabo de toro, pero no uno cualquiera, sino un señor rabo de toro vestido de gala para preparar en cualquiera de las celebraciones de Navidad y dejar a vuestros invitados con la boca abierta.

Esta receta no es difícil de hacer, pero os mentiría si os dijese que no es entretenida, aún así organizándose y teniendo parte de la elaboración preparada, no resulta tan engorrosa. Yo lo que hago es dejar el día anterior hecho y desmenuzado el rabo de toro, así al día siguiente prácticamente solo tengo que hacer la patata confitada y el montaje. Os animo a hacerla y ya me diréis.

Con ésta receta participo en el Concurso de recetas de Navidad para blogueras que organiza Claudia&Julia Top Chef La Revista, un concurso de lo mas especial y hecho desde el cariño para tratar de compensar a todos los participantes que día a día y de manera desinteresada comparten su forma de hacer en la cocina en su pequeños o grandes blogs. ¡No os lo perdáis todavía estáis a tiempo!









COULANT DE RABO DE TORO

Ingredientes: (4 personas)
  • 1 Rabo de toro (1.400 g aproximadamente)
  • 2 Cebollas 
  • 1 Puerro
  • 3 Zanahorias
  • 500 ml. Vino tinto
  • Tomillo
  • Romero
  • 30 ml. Soja
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva virgen
  • Agua
  • 4 Yemas de huevo
  • 4 Patatas 
  • 1 Cebolla
  • 1 Calabacín

Elaboración:

Ponemos un poco de aceite de oliva en la cocotte, salpimentamos el rabo de toro y doramos en el aceite bien caliente para sellarlo. Sacamos y reservamos.

Retiramos el fuego la cazuela y con cuidado añadimos el vino tinto, dejamos reducir unos minutos para desglasar los jugos del rabo de toro. Apartamos y reservamos.

Incorporamos entonces el rabo de toro, el vino reducido y un poco de agua, lo justo para cubrirlo. Dejamos cocer a fuego fuerte hasta que comience a hervir, añadimos entonces las hierbas aromáticas y cocemos a fuego suave durante tres horas con la tapa cerrada, cuidando de que no se evapore el líquido de cocción y añadiendo un poco mas de agua si hiciese falta.

Pasado éste tiempo, comprobamos que la carne este tierna, sacamos de la cocotte y volcamos la salsa con las verduras en un chino o colador, nunca trituramos, tan solo extraemos todo el jugo posible de ellas.

Volcamos el caldo de cocción nuevamente en la cazuela, añadimos la salsa de soja, sin excedernos para no pasarnos de punto de sal, y dejamos reducir la salsa unos minutos hasta conseguir una textura mas densa y brillante. Apartamos y reservamos

Mientras con las manos deshuesamos el rabo de toro. Una vez limpio de ningún resto de hueso, cortamos la carne con el cuchillo en trozos pequeños. Reservamos

Ponemos aceite suficiente en una sartén para cubrir totalmente las patatas y la cebolla que previamente habremos cortado en trozos regulares, y las confitamos hasta que ablanden a fuego muy bajo, en ningún momento tiene que llegar a hervir. Retiramos y con un tenedor o varillas aplastamos y salpimentamos.

Lavamos muy bien el calabacín y sin pelar cortamos tiras muy finas con una mandolina. Salteamos en una plancha para que se ablanden un poco. Reservamos.

Precalentamos el horno a 180º. Sacamos la bandeja, sobre ella ponemos una esterilla de silicona y colocamos cuatro aros de emplatar. Ponemos en el fondo una base de patata haciendo un hueco en el centro, a continuación la yema de huevo y cubrimos con el rabo de toro. Horneamos 6 minutos a 180º, para conseguir que se haga la yema pero quede sin cuajar.

Con cuidado sacamos de horno con el aro y colocamos cada ración en un plato. Añadimos un poco de la salsa reservada, que debe estar bien caliente y culminamos el calabacín. Retiramos suavemente el aro de emplatar y a disfrutar.



25 noviembre 2014

Sopa caliente de tomate al aceite de albahaca




Hace un par de semanas tuve el placer de pasar un maravilloso día con Heva de Tarjeta de embarque, tratando de aprender un poco mas sobre fotografía culinaria. Fue unas horas muy entretenidas y divertidas, que pasaron volando mientras Bea y mas y Marta y yo nos esmerábamos por entender un poco mas acerca de la luz, de las claves altas y bajas y un poco de estilismo culinario.

De ese día son las fotos de los tomates en la cesta y los de la tabla de cortar, me gustaron tanto  que decidí que no podía dejarlas guardadas en un archivo del ordenador y pensé que serían ideales para presentar una crema de tomate con albahaca aprovechando los ingredientes que Heva sin intención había puesto de decorado... En ésta ocasión he puesto en práctica el dicho "aquí se aprovecha todo". Gracias Heva por proporcionarnos un día genial y unos tomates preciosos.







La primera vez que probé esta crema fue en Amsterdan, en un día tremendamente lluvioso y empapada hasta los huesos, cuando llegamos al restaurante donde comimos, nos recomendaron ésta sopa bien caliente que debo confesar me supo a gloria.



SOPA CALIENTE DE TOMATE AL ACEITE DE ALBAHACA (4 PERSONAS)

Ingredientes:

  • 1Kg. Tomates de distintos tipos maduros
  • 4 Chalotas
  • 2 Zanahorias
  • 1 Ramita de apio
  • 500 ml. Caldo de verduras
  • 1 Sal
  • 2 Cucharaditas de azúcar morena
  • Pimienta blanca
  • Nuez moscada
  • Aceite de oliva
  • Albahaca

Elaboración:

Cortamos la chalota, el apio y las zanahorias en brunoise y las pochamos en un poquito de aceite hasta que ablanden y comiencen a tomar un poco de color.

Mientras escaldamos los tomates para ello hacemos un corte en forma de cruz en la parte inferior, y los introducimos 5 o 6 segundos en agua hirviendo y los pasamos posteriormente a un bol con agua helada. Sacamos, pelamos y cortamos en trozos regulares.

Incorporamos los tomates troceados a las verduras y los dejamos sofreir durante unos 5 minutos. Añadimos el caldo de verduras y sazonamos con el azúcar morena y sal, pimienta y nuez moscada a gusto. Dejamos cocer 30 minutos a fuego suave, trituramos y pasamos por un chino para conseguir una crema muy fina.

Mezclamos aceite de oliva, mezclamos con la albahaca y trituramos. Presentamos la sopa muy caliente y añadimos unas gotas del aceite de albahaca.


07 noviembre 2014

Carrilleras de ternera glaseadas



Aunque parece que no ha pasado mucho tiempo, el verano ya esta muy lejano, empezamos a ver los primeros signos de que la Navidad se va acercando... los supermercados ya comienzan a llenar las estanterías de turrones y otros dulces típicos y algunos escaparates ya relucen con los brillos de las purpurinas de los adornos de dichas fiestas.

Este año he decidido cambiar totalmente los menús de las fiestas que durante muchos años han permanecido inamovibles en las cenas y comidas de Navidad en mi casa. Entre mi hija y yo hemos pensado ir probando y puntuando distintas recetas hasta llegar a las definitivas.

Hemos empezado por éstas carrilleras de ternera glaseadas, aunque debo confesar que yo no he tenido nada que ver en su preparación, tan solo las he fotografiado, ya que las ha preparado en su totalidad Marta, mi hija. Solo se me ocurre una palabra para describirlas DELICIOSAS.


En ésta ocasión para su elaboración he recurrido a mi preciosa Cocotte Le Creuset, de color naranja volcánico, que todavía no había estrenado y que es ideal para cualquier tipo de preparación, en especial para las recetas de carnes con cocciones lentas a fuego suave, que hace de ellas, las mas tiernas y deliciosas. ¡Ha sido un amor a primera vista que se ha consolidado tras mi primera experiencia con ella!

Si queréis vivir esa misma sensación, no dejéis de visitar Claudia&Julia, directamente de la tienda a tu casa, sin gastos de envío, de un día para otro y con unas ofertas que no os podéis perder.




Aunque pueda pareceros mucha cantidad, ya que el peso de cada carrillera oscila alrededor de 400 g en crudo, la ración ideal es una carrillera por persona, ya  que al cocer merma bastante.

Dos factores clave a la hora de tener éxito con ésta receta aparte de la calidad del producto, añadir sal tan solo a la carne, y no pasarse con la soja, ya que al reducir la salsa sube mucho el punto de sal. Mucho cuidado al incorporar el vino, incluso os recomendaría que apartarais del fuego y dejarais enfriar unos minutos antes, para evitar posibles salpicaduras.

No he querido presentar las carrilleras acompañadas con nada para no restarles protagonismo,  por si mismas son un auténtico platazo, su carne cocinada de ésta forma es deliciosa y sabrosa, su textura tan delicada que parece mantequilla fundiéndose en la boca.



CARRILLERAS DE TERNERA GLASEADAS


Ingredientes: (4 Personas)

  • 4 Carrilleras de ternera (1600 g. aproximadamente)
  • 2 Cebollas
  • 1 Puerro
  • 3 Zanahorias
  • 300 ml. Vino tinto de buena calidad
  • Tomillo
  • Romero
  • 20 ml. Soja
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite oliva virgen
  • Agua


Elaboración:

Limpiamos bien las carrilleras retirándole la telilla blanca que las recubre por una de las partes y salpimentamos. Ponemos un poquito de aceite en el fondo de la Cocotte, sellamos las carrilleras por ambos lados, sacamos y reservamos.

Añadimos el vino con cuidado para evitar que salte y dejamos reducir 4 minutos para desglasar los jugos de carrilleras. Apartamos y reservamos.

Ponemos otro poquito de aceite en la cazuela, añadimos las verduras previamente cortadas en brunoise grande y dejamos pochar hasta que estén transparentes.

Incorporamos entonces las carrilleras, el vino reducido y un poco de agua, lo justo para cubrirlas. Dejamos cocer a fuego fuerte hasta que comience a hervir, añadimos entonces las hierbas aromáticas y cocemos a fuego suave durante tres horas con la tapa cerrada, cuidando de que no se evapore el líquido de cocción y añadiendo un poco mas de agua si hiciese falta.

Pasado éste tiempo, comprobamos que la carne este tierna, sacamos de la Cocotte las carrilleras y volcamos la salsa con las verduras en un chino o colador, nunca trituramos, tan solo extraemos todo el jugo posible de ellas.

Volcamos el caldo de cocción nuevamente en la cazuela, añadimos la salsa de soja, sin excedernos para no pasarnos de punto de sal, y dejamos reducir la salsa hasta conseguir una textura mas densa y brillante.

Incorporamos entonces las carrilleras y con cuidado las vamos bañando constantemente con la salsa hasta conseguir que se forme una especie de película que las envuelva. Servir muy calientes, con vuestro vino favorito y prepararos a disfrutar.







03 noviembre 2014

HAMBURGUESA OTOÑAL CON MEMBRILLO Y CABRALES PARA #LEKUEBURGUER





Cuando hace unos días, Lekué tuvo la amabilidad de mandarme su Kit Burguer para participar en el Reto de la Hamburguesa, tuve muy claro que la mía tendría un aire otoñal añadiéndole un toque dulce de membrillo y matizándolo un poco con un queso de cabrales. ¡Cada vez me gusta mas esta combinación de sabores cotrapuestos!

No pensaba que me iba a gustar tanto el Kit Burguerpero debo reconocer que me ha encantado, algo tan normal como dar forma a la carne y que todas las hamburguesas queden bien contorneadas, con el mismo grosor por toda la superficie, del mismo tamaño y que al hacerlas no se deformen, es algo que en ocasiones resulta harto complicado.

El Kit Burguertambién contiene moldes en dos tamaños para elaborar nuestro propio pan de hamburguesas, en este caso yo he optado por unos tiernísimos y delicados panecillos del kaiser perfectos para cualquier ocasión.