21 octubre 2014

Dulce de membrillo



Aunque el mal tiempo nos está dando un respiro, ya estamos en pleno otoño, los hojas comienzan a caer los árboles y los paisajes se tornan de distintos tonos ocres, vuelven las castañas, las setas, las calabazas y los aromáticos membrillos.

Recuerdo como mi madre los guardaba entre la ropa de mesa ya que por sí solos eran el mejor y mas natural de los ambientadores. También recuerdo como me gustaba mordisquearlos hasta extraer todo su jugo, a pesar de su pulpa áspera, me encantaba el regusto que dejaba en mi boca,  son momentos muy presentes en mi memoria a pesar de la lejanía del tiempo.



Todos los años suelo preparar dulce de membrillo, pero como mas me gusta  hacerlo en su propio almíbar, ya que al no cocerlo previamente en agua, el sabor es mas intenso y delicioso, mas cómodo porque no hay que estar removiendo constantemente para que no se pegue, eliminando de ésta forma, el riesgo de las temidas quemaduras, ya que apenas salpica.






DULCE DE MEMBRILLO

Ingredientes:

  • 1 Kg. Membrillos
  • 800 g. Azúcar
  • 1 Palo de canela

Elaboración:

La noche anterior a la preparación, lavamos muy bien los membrillos, eliminando el polvillo que suele recubrirlos. Secamos, pelamos, retiramos el corazón y las pepitas y cortamos en trozos regulares, no muy grandes.

Una vez troceados, colocamos en una cazuela de fondo grueso y añadimos el azúcar, removiendo un poco para que quede todo bien mezclado. Tapamos y dejamos reposar toda la noche. De ésta manera lo que conseguiremos es por un lado que los membrillos se oxiden, y obtendremos una pulpa con bonito color rojizo y por otro, que se macerarán dando lugar a un delicioso almíbar.

Al día siguiente, ponemos la cazuela en el fuego, añadimos la rama de canela y dejamos cocer a fuego lento durante unos 50 minutos o hasta que veamos que el membrillo se carameliza dando lugar a un color cobrizo, se ablanda y el almíbar se vuelve mas denso.

Apartamos del fuego, retiramos la canela y trituramos, comprobamos el punto de cocción, poniendo un poco en un plato y metiendo en la nevera, si se solidifica en unos minutos, el membrillo estará en su punto ideal. No conviene pasarse en su punto de cocción o saldrá muy duro, por el contrario, si notamos que no tiene la densidad adecuada, volveremos a poner en el fuego unos minutos mas.

Volcamos sobre moldes previamente untados con un poquito de aceite de girasol, ponemos en contacto con el dulce papel film para evitar que se forme costra. Una vez frío tapamos herméticamente y conservamos en la nevera.






16 octubre 2014

Arroz con setas de otoño. Las mejores recetas de mi madre de Joan Roca



Seguro que os he comentado muchas veces lo despistada que soy, mira que intento tener todo bajo control pero nada, que no hay manera... todo ésto viene a cuento porque ésta entrada la tenía que haberla publicado ayer junto con el resto de compañeros que participamos en el #ProyectoRoca, pero como no sé ni en el día que vivo, creí que hoy era miércoles, asi que llego tarde... para variar. ¡Espero que me disculpen mis compis!

Como ya sabéis algunos, este empeño de poner fotos al libro Las mejores recetas de mi madre de Joan Roca, nació hace unos meses por iniciativa de mi buena amiga Bea, cada mes una de las personas que participan en el reto elige receta, y este mes le tocaba a Alfonso, que no ha podido hacerlo mejor al proponernos un arroz de lo mas otoñal ya que estamos en pleno comienzo de la temporada de setas.

14 octubre 2014

Salmón marinado o gravlax con remolacha





Hace unos meses tuve la suerte de pasar unos días en Estocolmo, fundadado sobre una pequeña isla llamada Stadholmen, donde se asentó la ciudad vieja, hoy llamada Gamla Stan. Estocolmo  en la actualidaded una ciudad comopolita y moderna que se asienta sobre 14 islas, donde sus 57 puentes permiten pasear por todos los barrios, es conocida como la Venecia del Norte.

09 octubre 2014

Tarta de requesón con peras caramelizadas





Me encanta las tartas de queso, pero no soy muy entusiasta de las bases de galleta y mantequilla con las que solemos prepararlas, por eso cuando vi El Aderezo esta receta, supe que me iba a gustar, como ellos dicen, es una propuesta deliciosa que no deja indiferente a nadie.