Red Velvet Cake.... mas vale tarde que nunca.

martes, 16 de julio de 2013
Hace un par de meses tuve la suerte de asistir al III Encuentro de bloggers gastronómicos en Madrid, perfectamente organizado por Carmen, de Tia Alia. Para ese día preparé esta tarta, hasta hoy no me había decidido a publicarla, porque las fotos no me gustaban, fueron hechas deprisa y corriendo esa misma mañana y los resultados no me convencían.

Pero cuando ayer se puso en contacto conmigo Sofia, del blog Mil ideas mil proyectos, y me pidió la receta de ese día, pensé que era momento de publicarla.


Ingredientes:
Bizcocho:
  • 250 g. Harina
  • 2 Cucharadas de cacao puro
  • 120 g. Mantequilla
  • 300 g. Azúcar
  • 2 Huevos grandes
  • 1 Cucharita de vainilla
  • 1 Pizca de sal
  • 240 g. Buttermilk
  • Colorante rojo
  • 1 Cucharita de vinagre de manzana
  • 1 Cucharita de bicarbonato
Frosting de queso:
  • 750 g. Queso crema
  • 250 g. Mantequilla
  • 200 g. Azúcar glas
Buttermilk:
  • 350 ml. Leche
  • 1 Cuchara  de vinagre o zumo de limón



Quiero dar las gracias a Majzuna, hija de mi querida amiga Dilbar, que en cuanto le dije que quería hacer esta tarta y que había visto una decoración que me gustaba, se ofreció a hacerme estas preciosas amapolas hechas a mano, en fondant rojo.



Elaboración:

El bizcocho esta pensado para dos moldes de 23 cm. Precalentamos el horno a 170º. Mientras mezclamos la harina, el cacao y la pizca de sal, tamizamos y reservamos.

Con la varillas batimos un par de minutos la mantequilla que deberá estar a temperatura ambiente, añadimos entonces el azúcar y continuamos batiendo unos minutos tres minutos mas. Pasado ese tiempo añadimos uno a uno los huevos y la vainilla y batimos otros dos minutos mas.

Disolvemos el colorante en el buttermilk. Añadimos un tercio de la mezcla de la harina y cacao a la de la mantequilla y huevos, y batimos un poco hasta que este integrado, a continuación la mitad de la de buttermilk y batimos de nuevo, seguimos con otro tercio de la de harina y volvemos a batir, añadimos la otra mitad de la de buttermilk y por último el tercio de harina que quedaba.

Cuando ya está la mezcla bien homogénea, en el último momento mezclamos la cucharita de vinagre y la de bicarbonato y añadimos sobre la masa rápidamente y movemos con cuidado.

Vertemos en dos moldes de 23 cm que previamente habremos untado con mantequilla y horneamos durante aproximadamente 30 minutos ó hasta que veamos que al pincharlo la aguja sale limpia. Sacamos del horno, dejamos enfriar en el molde 5 minutos y desmoldamos. Dejamos entonces sobre una rejilla hasta que este completamente frio. Envolvemos en papel film y dejamos reposar unas horas para que se asiente bien el bizcocho.

Pasado este tiempo cortamos cada bizcocho por la mitad , cubrimos cada capa con el frosting de queso, por último recubrimos toda la tarta con él.



Para hacer el buttermilk, se pone la leche al fuego, cuando empiece a hervir retiramos y añadimos la cuchara de vinagre o limón y dejamos reposar hasta que esté a temperatura ambiente. Colamos entonces, el suero resultante es el buttermilk.


Para la preparación del frosting de queso, batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar glas durante un par de minutos, a continuación añadimos el queso crema, que deberá estar muy frio y continuamos batiendo hasta conseguir una crema homogénea.



19 comentarios

  1. Vaya lujo de tarta, qué colooooor!!!
    Seguro que está deliciosa..., y con ese frosting de queso que nos chifla... Ah, y la amapola, preciosa también.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta esta tarta, te ha quedado de lujo!!!
    Un beso, Carmen,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  3. Espectacular! De vista y de sabor, que suerte haberla probado. Felicidades en tu día!!!!!

    ResponderEliminar
  4. La tarta me encanta, te ha quedado de exposición. Pero la tarta al paladar aun me gusta mas Carmencita. Muchas felicidades preciosa. ¿Como lo vas a celebrar?. Bss

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
  5. Que rica, tengo a mi marido pidiéndome esta tarta un montón de tiempo, creo que con esta receta por fin me animo ;)
    Como Cocino Yo.

    ResponderEliminar
  6. esta es una de esas recetas q tengo pendiente de hacer y q a simple vista tienen una pinta deliciosa!!! me encanta!!!

    ResponderEliminar
  7. eres muy exigente , porque alguna foto está espectacular, y la tarta elegante y preciosa

    ResponderEliminar
  8. Carmen, me decías que no te gustaban las fotos, pero si están preciosas, muchísimas gracias por publicarla y por los consejos que me has dado, eres un sol, acabo de llegar a casa y lo primero que he hecho ha sido venir a visitarte, me pareció magnifica el día que la probé y ahora aún más, besotes enormes y no se como agradecerte el favor que me has hecho,

    Sofía

    ResponderEliminar
  9. Por cierto que como siempre voy deprisa, muchisimas felicidades

    ResponderEliminar
  10. Se ve riquisima, tratare de hacerla.

    ResponderEliminar
  11. Madre , tiene un pinta increible, y se ve el bizcocho jugosísimo. Nunca había oído lo de hervir la leche para preparar la buttermilk, la próxima vez que la use lo haré así.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Tiene un color increiblemente bonito, es una de mis recetas pendientes.
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Espectacular no lo siguiente y doy fe que esta de muerte relenta .
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  14. Hola!
    Siempre he visto la red velet como una de las cosas más complicadas de la repostería, y cada vez que veo que alguien la hace (y con tan buena pinta como esta) me quedo alucinada y sin saber mucho qué decir.
    Lo dicho, preciosa tarta y original decoración,
    un saludín! :D

    ResponderEliminar
  15. Pues sí, más vale tarde que nunca y ahí la prueba del delito! te ha quedado fantástica y el adorno que te hicieron es precioso.

    besitos

    ResponderEliminar
  16. Carmen, doy fé de que desde luego te quedó de cine. A mi la red velvet me gusta muchísimo. Reconozco que como la mayoria de las tartas americanas hay que tomar porciones justas porque llenan un montón, pero son una delicia. Como siempre la has bordado y con el detalle muy "Carmen Millan" de la florecita. ¡Enhorabuena!. Besos!. Kuki

    Kuki Square

    www.cocinapretaporter.com

    ResponderEliminar
  17. Ay, Carmen, qué forma de infravalorar lo que hiciste, por favor. Menuda maravilla y preciosidad de tarta. Es imponente. Yo solo la he hecho una vez y me encantó ver la cara de los comensales en cuanto hice el corte porque es realmente bonito. A raíz de hacerla, que ya hace mucho tiempo, comencé a leer una serie de comentarios negativos acerca del colorante, porque verdaderamente es una cantidad importante. Pero bueno, no es un producto que consumamos con frecuencia, con lo cual la preocupación debería ser menor.

    La amapola es un detalle muy bonito, aunque casi más el hecho de que te la hicieran expresamente para esta tarta.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  18. Esta tarta me parece impresionante, la he preparado en varias ocasiones y no me canso de ella. Besos!

    Ana

    ResponderEliminar