TARTA FRÍA DE QUESO Y MELOCOTÓN

miércoles, 17 de junio de 2020


Tarta fría de queso y melocotón en almíbar. #ConservaLaLinea

Aunque tarde todavía llego a tiempo para publicar esta receta fácil y rica que he preparado para el reto #ConservaLaLinea con el que desde hace unos meses os acompañamos, aunque en ésta ocasión debo reconocer que precisamente la línea no es lo que trato de conservar con ésta receta.

Fue Marga la encargada de elegir estos melocotones en almíbar para convertirse en los protagonistas de este mes de junio, y aunque en un principio pensaba prepararlos acompañando a alguna carne, al final me ha perdido mi devoción por el dulce y optado por esta fácil  tarta de queso sin horno.


Esta comenzando la época de melocotones y aunque en conserva podemos encontrarlos  todo el año  a un precio mas que razonable, yo aprovecho este tiempo para comprar buenos melocotones y prepararlos en almíbar en casa de manera artesanal, además me encanta darles mi toque personal. 


Tan sólo hay que guardar una serie de precauciones a la hora de preparar unos ricos melocotones,  pero no debemos asustarnos, simplemente poner especial atención a la hora de prepararlas para evitar que bacterias como los estafilococos o como el clostridium botulinum, necesitan una temperatura superior a 115º para eliminarlos, por lo que una olla a presión es ideal para acabar con ellos, ya que el agua por si sola solo alcanza los 100º. 

Otro punto a tener en cuenta, es que las bacterias no se desarrollan en medios ácidos, todos los alimentos que contengan un PH inferior a 4,5 pueden envasarse sin el temor a que se desarrollen. De ahí el uso del zumo de limón utilizado ya por nuestras abuelas en la preparación de mermeladas o frutas en almíbar, precisamente para conseguir ese PH ácido.




INGREDIENTES: (Molde 18 cm)

  • 1 Bote grande de melocotón en almíbar
  • 250 g. Queso fresco tipo Philadelphia
  • 200 ml. Nata para montar 35% materia grasa
  • 100 g. Azúcar
  • 1 Sobre gelatina neutra
  • 180 g. Galletas Maria
  • 80 g. Mantequilla derretida


ELABORACIÓN

  1. Trituramos muy finas las galletas María y en un bol las mezclamos muy bien con la mantequilla derretida hasta estar humedecido todo el conjunto.
  2. Colocamos papel de hornear en el fondo del molde para facilitar el posterior desmoldado y volcamos las galletas. Alisamos y compactamos la superficie y guardamos 30 minutos en la nevera.
  3. Batimos el queso con la nata y el azúcar sin batir en exceso, solo hasta integrar los ingredientes y reservamos.
  4. Guardamos 3 o 4 mitades de melocotón y trituramos el resto con un poco del almíbar hasta conseguir una pasta lisa. Reservamos en un bol.
  5. Disolvemos la gelatina en 50 ml de almíbar, removemos y dejamos reposar 5 minutos. Pasado este tiempo llevamos 30 segundos al microondas y calentamos. 
  6. Mezclamos la gelatina con la pasta de los melocotones hasta que este todo homogéneo.
  7. Añadimos el conjunto anterior sobre el queso y la nata y removemos con movimientos suaves y envolventes.
  8. Volcamos sobre la base de galletas reservada, alisamos la superficie y reservamos en la nevera.
  9. Cuando la superficie este cuajada, decoramos a nuestro gusto con los melocotones reservados. 
  10. Dejamos enfriar mínimo de un día para otro, incluso podemos congelar.



Si queréis dar un toque más brillante a los melocotones de la decoración, podéis disolver un par de hojas de gelatina en un poco de almíbar y pincelarlos un poco con ella, os quedará una tarta de lo más lucida. Espero teneros por aquí otra vez muy pronto, mientras os animo a visitar a mis compañeras de reto para ver sus propuestas.



2 comentarios

  1. Que rica tarta, yo la preparo con fresas, pero tendré que hacerla con melocotón que ya me has tentado

    ResponderEliminar
  2. Me encantan las tartas sin horno, en este tiempo se agradece.
    Te ha quedado genial, hay que darse un caprichito de vez en cuando.
    Bss

    ResponderEliminar