Salsa romesco con patatas asadas

jueves, 12 de febrero de 2015



Me da un poco de vergüenza reconocerlo, es mas pido perdón a los catalanes artífices de ésta auténtica maravilla, pero hasta hace relativamente poco, no había no ya preparado, sino que incluso no había probado su sabrosa y deliciosa salsa romesco.

La primera vez que tuve el placer de probarla, como no podía ser de otra manera fue acompañando a unos calçots, ¡qué gran descubrimiento!, desde entonces cada vez que he tenido oportunidad, he aprovechado la ocasión para volver a degustarlos.

Como suele suceder con los platos típicos populares, hay tantas versiones como cocineros, por eso ésta vez me dejado llevar por Joan Roca, maestro entre los maestros, y he preparado la salsa romesco siguiendo la receta de su libro  Cocina con Joan, desde que  mis hijos me lo regalaron  las navidades pasadas se ha convertido en mi lectura de cabecera de muchas noches.

Joan Roca en el libro acompaña ésta salsa romesco con unos espárragos en tempura de tinta de calamar, simulando de ésta manera y de forma simbólica a una calçotada. En principio pensaba emular al gran chef, pero una serie de contratiempos hizo que fuera posible, no obstante, ésta salsa es el complemento perfecto para cualquier tipo de verdura, pescado o incluso carne, y con éstas patatas esta de lujo.  


Por cierto... ¿a que es bonita mi fuente de cerámica de Emile Henry? Me gusta tanto esta firma que no he podido resistirme a enseñárosla.





SALSA ROMESCO CON PATATAS ASADAS AROMATIZADAS

Ingredientes:

Salsa romesco

  • 1 Kg. Tomates maduros
  • 6 Ajos
  • 1 Ñora o pimiento de romesco
  • 400 g. Aceite de oliva
  • 50 g. Avellanas tostadas
  • 50 g. Almendras tostadas
  • 15 g. Vinagre de Jerez
  • Sal
  • Pimienta

Patatas asadas aromáticas

  • 1 Kg. Patatas pequeñas 
  • Aceite de oliva virgen
  • Ajos
  • Tomillo
  • Romero
  • Sal 
  • Pimienta

Elaboración:

Preparamos la salsa el día anterior para que esté mas sabrosa. Colocamos los tomates y los ajos pelados en un recipiente ajustado y cubierto con todo el aceite. Introducimos la bandeja en el horno y confitamos los tomates a 160º durante 2 horas.

Mientras introducimos el pimiento o la ñora en un cuenco con agua y lo dejamos en remojo para que se hidrate. Pasado un rato, separamos la carne de la piel raspando el interior con un cuchillo, también podemos utilizar carne de ñora ya envasada, así suprimiremos éste paso.

Cuando los tomates estén cocidos y hayan entibiado, los pelamos, eliminando las simientes y el agua que pudiera tener, quedándonos tan solo la carne. Reservamos el aceite y los ajos.

Trituramos la carne de los tomates, con la carne de la ñora, los ajos, las avellanas y las almendras tostadas. Incorporamos poco a poco el aceite de confitar hasta conseguir una salsa totalmente ligada. Rectificamos de sal y pimienta e incorporamos el vinagre. Conservamos en nevera.

Lavamos muy bien las patatas para eliminar cualquier resto de tierra o suciedad, procurando que todas sean mas o menos igual de tamaño, dependiendo de éste, las cortamos en 2 o 4 trozos o en los trozos que prefiramos.

Colocamos en una fuente de horno y añadimos un chorro de aceite de oliva virgen, procurando que todos los trozos estén impregnado. Agregamos unos dientes de ajos enteros, unas ramas de tomillo y romero.

Condimentamos con sal y pimienta a gusto. Horneamos a 180º hasta que veamos que empiezan a dorarse, comprobamos entonces la cocción y si al pinchar la patata esta blanda, sacamos del horno. Servimos inmediatamente acompañadas de la salsa romesco.


11 comentarios

  1. Ayyy que bueno....que colorido y que buena pinta...como siempre te sales...de sobresaliente....o una A+ como tu prefieras...jejejeje

    ResponderEliminar
  2. Uff esta salsa es rica en muchos platos, incluso si le penes una cucharada a la paella, queda riquisima
    Bss

    ResponderEliminar
  3. esta salsa es muy buena para tantas cosas ¿verdad ?unas fotos preciosas que hacen que se vea delicioso todo
    enhorabuena

    ResponderEliminar
  4. Estupendo... Una pinta bestial... Un besazo desde Murcia..

    ResponderEliminar
  5. Las patatas asadas con ajo y romero son lo más...yo me las como solas. No necesito guarnición, ni carne ni salsas ni nada. Me dejas y me las como solas, y si me las pones de guarnición paso del plato principal... madremía que pinta tienen! Bueno, vale, seguro que con la salsa también están ricas!

    ResponderEliminar
  6. Me gusta la salsa romesco para acompañar el pescado pero la verdad es que yo no la hago como la tuya. Tengo que probarla porque a mi no me queda tan ligada y tan bien. Un besote

    ResponderEliminar
  7. Que ricas esas papitas con la salsa, me encanta. Besos

    ResponderEliminar
  8. Una vez la pruebas pasa a tu recetario para muchas cosas y tu la has vestido de fiesta con estas patatas
    Muas

    ResponderEliminar
  9. Guau! la he probado con los calçots pero nunca la he hecho! voy a probar. Gracias por la receta

    ResponderEliminar