11 diciembre 2011

Roscón de reyes



El año pasado seguí el tutorial de Webosfritos sobre el roscón de reyes y fue un éxito. Este año he vuelto a hacerlo y los resultados obtenidos han sido otra vez inmejorables. Desde aquí os animo a que os paséis por su página y veáis el curso online, es magnífico.

 Las cantidades están pensadas para dos roscones medianos. Para parte de la decoración he utilizado naranjas naranjas confitadas, que siempre me gusta tener en la nevera y que utilizo para multitud de recetas.














INGREDIENTES:

AZÚCAR AROMATIZADO:
·         120 grs. Azúcar glas
·         Piel de una naranja

MASA MADRE:

·         70grs. Leche entera
·         10 grs. Levadura de panadero
·         1 Cucharadita de azúcar
·         130 grs. Harina de fuerza

MASA PRINCIPAL:

·         60 grs. Leche entera
·         70 grs. Mantequilla a temperatura ambiente
·         2 Huevos
·         20 grs. Levadura de panadero
·         25 grs. Agua de azahar
·         450 grs. Harina de fuerza
·         1 Pellizco de sal
·         120 grs. Azúcar glas previamente  aromatizado

DECORACIÓN:

·         1 Huevo batido
·         Frutas confitadas
·         Azúcar humedecido con unas gotas de agua
·         50 grs. Almendra granulada

RELLENO:
·         1 L. Nata líquida
·         150 grs. Azúcar
·         2 Cucharas de cacao puro Valor
·         Estabilizante para la nata













ELABORACIÓN:

Preparamos el azúcar glass aromatizado rallando la piel de la naranja sobre él y reservamos.

Para hacer la masa madre, templamos la leche y disolvemos en ella la levadura, mezclamos con el resto de los ingredientes y formamos una bola. Ponemos agua tibia en un bol y metemos la bola en el. La masa estará lista para utilizarse cuando flote. Eso sucede más o menos en diez minutos.

A continuación, seguimos con la masa principal, para lo que templamos la leche y disolvemos la levadura. Tamizamos seguidamente la harina para evitar grumos, hacemos un hueco en el centro y añadimos todos los ingredientes, la leche con la levadura, los huevos, el  azúcar, la mantequilla, la pizca de sal, el agua de azahar, el azúcar aromatizado y la masa madre.

Mezclamos todo de manera enérgica, hasta que estén todos los ingredientes bien integrados y amasamos con las manos aceitadas sobre una superficie lisa, hasta  que la mezcla resulte elástica y manejable. Hacemos una bola con ella, la tapamos con un paño y la dejamos reposar hasta que doble el volumen, mínimo cinco horas, en mi caso la dejé toda la noche.

Una vez duplicado el volumen, la dividimos en dos,  las amasamos un poco y le damos formas de roscón, introduciendo los dedos en el centro y estirando un poco. Una vez conseguido esto,  los colocamos en una bandeja de horno a la que habremos puesto previamente papel de hornear, y volvemos a dejarlo reposar hasta de doble el volumen, más o menos dos horas.

Pasado este tiempo, pintamos con huevo batido con cuidado de no pincharlo, y adornamos a gusto con el azúcar mojado, la fruta confitada y la almendra.
Precalentamos el horno a 200º y horneamos  unos quince minutos.

A continuación bajamos la temperatura a 180º y lo dejamos unos diez minutos más. Sacamos y dejamos enfriar en una rejilla hasta que enfríe.

Mientras, montamos la nata con el azúcar y el estabilizante si tenemos.
Cuando esté montada, 
la dividimos en dos y en una parte, añadimos el cacao en polvo para hacer la trufa.

Con mucho cuidado cortamos los roscones y los rellenamos con la nata y la trufa.




03 diciembre 2011

Brochetas de salmón y langostinos

A mis hijos no les gusta el pescado, por eso cada vez que lo hago lo tengo que disfrazar un poco, para ellos así, en brocheta, es un modo divertido de tomar lo mismo pero de distinta manera.













INGREDIENTES:

·         Salmón fresco
·         Langostinos
·         Zumo de un limón
·         Pimienta
·         Eneldo
·         Sal

 ELABORACIÓN: 

En la pescadería pedimos que nos quiten la piel y la espina central del salmón ó bien lo hacemos nosotros  y lo cortamos en cuadrados regulares.

Un par de horas antes de hacerlo,  maceramos el salmón y los langostinos con la sal, la pimienta, el eneldo y el zumo de limón.

Ponemos un plancha a calentar con unas gotas de aceite y,  mientras,  ensartamos en las brochetas  el salmón y los langostinos alternativamente, dejando un poco de espacio entre ellos.

Cuando la plancha esté humeante ponemos las brochetas y las dejamos un par de minutos por cada lado.